ET_logo blanco.png

——— Contactanos

——— Subscribite

Todos los derechos reservados. Copyright© 2020. Hecho con ♥ en  HUMANA

Reforma Penal: Ampliando fronteras al Derecho Ambiental

Después de 900 reformas al Código Penal, finalmente se incorporó un Título especial contra los delitos que afectan el medio ambiente.


En el año 2017 se conformó una comisión especial para desarrollar el anteproyecto con el fin de modificar aspectos esenciales del Código Penal, vigente desde 1921. Fruto de esta modificación, se incorporan 14 Títulos buscando ampliar la protección a nuevos bienes jurídicos que fueron tomando importancia en los últimos años. Se tuvo en cuenta, principalmente, la aparición de una nueva generación de derechos: los derechos colectivos, de forma particular, el Derecho Ambiental.


Así es, como con esta reforma, se busca tutelar un nuevo bien jurídico: el medio ambiente y todo cuanto a él se refiera. De esta manera, se incorpora el Titulo XXIII denominado “Delitos contra el ambiente”, organizado en 8 capítulos. Se destaca la inclusión del séptimo capítulo el cual contiene únicamente definiciones, otorgando un listado de ciertas palabras especificas o no, como por ejemplo qué se debe entender por “agua”. Con este nuevo capitulo se pretendería, en cierta forma, darle a los jueces un parámetro del bien jurídico a tutelar en cada tipo penal incorporado. Al mismo tiempo, le da un mas tinte didáctico al Código, del mismo modo en que el Código Civil y Comercial de la Nación, que ha incorporado sendos artículos definitorios de instituciones jurídicas. Es una nueva formula metódica para que todo ciudadano pueda comprender los derechos que se tutelan.


Esta nueva incorporación trae en su primer capítulo la tipificación del delito de la contaminación y daño a los recursos naturales. Sanciona a todo aquél que afecte realizando emisiones, entre muchos otros verbos mas (parte también de la necesidad de cubrir todas las acciones reprochables posibles), el medio ambiente y los recursos naturales con penas de prisión y multa. Se prevé igualmente, una excepción para el supuesto de emisión de gases producida por los medios de transporte.


Así, también, se prevé un supuesto de negligencia o imprudencia, atenuando la pena. Por otra parte, se innova tipificando delitos contra la flora y el ecosistema, incluyendo penas de prisión y multa, hasta de inhabilitación para todo autor de estos delitos. Mas en detalle, los tipos penales son, por ejemplo, cuando se torna no apta para la ocupación humana un área urbana o rural; se impida el uso público de ríos, lagos, o lagunas; se altera el ciclo natural de reproducción o migración de una especie nativa o migratoria.


Es notable la incorporación de los capítulos 3 y 4 denominados “Delitos contra la fauna silvestre u otros animales” y “Maltrato y Crueldad animal”, ya que finalmente se ha dado una mayor importancia a los malos tratos ejercidos por los hombres, en todas sus dimensiones, tanto a animales domésticos como silvestres domesticados. Hace mas de 60 años regía en el ámbito nacional la misma Ley Sarmiento de protección animal, sin ser modificada ni actualizada en cuanto al maltrato sufrido por los animales ni las consecuencias para todo aquél que actuara generando un agravio en los animales.


Especialmente, en el anteproyecto se refiere con mayor énfasis a las vejaciones sufridas por los perros, en los supuestos que organicen o promuevan carreras de perros. La pesca y caza también se tipifican cuando no son realizadas con autorización o en zonas y épocas habilitadas por el Gobierno Nacional o Provincial.


En cuanto a los bosques, como parte fundamental en todo territorio como “pulmones de oxígeno”, han recibido tutela, en caso de que se los corte, extraiga, derribe o desmonte. También con penas de prisión, multa e inhabilitación. Algo realmente novedoso, debido a las nuevas tecnologías en genética, es que se incorporó un capitulo que refiere a delitos contra el patrimonio genético. Se sanciona así, a aquella persona que sustraiga o comercialice recursos genéticos. Por último, en el capitulo octavo se establece como disposición general la pena de inhabilitación especial en casos expresamente descriptos.


Es dable tener en consideración que, junto al medio ambiente y su protección, incluso pueda incorporarse el cuidado de los elementos arqueológicos y arquitectónicos que conforman, de cierta manera, patrimonio del Estado y de la Humanidad, en sendos casos. Por este motivo, se ha incorporado el Título XXIV que procura tutelar todo aquel delito que suponga una afectación a dicho patrimonio. Por esto mismo, es que se prevé incluso la tutela de piezas arquitectónicas o arqueológicas de yacimientos fuera del territorio argentino pero que el actuar delictivo sea realizado dentro de nuestro país. Penando a aquellos que comercializan, vendan o transporten estas piezas valiosas. Paralelamente, en este titulo se prevé el hurto, robo o daño a estas piezas, penando con prisión, multa o inhabilitación, inclusive.


Con esta reforma, el Gobierno planea reorganizar por completo el Código Penal, concentrar las fuerzas en tipificar mas detalladamente nuevos actos delictivos, tanto en protección al medio ambiente como otros bienes jurídicos adheridos específicamente, por ejemplo, en materia de deporte. Al mismo tiempo, prever con mayor amplitud las acciones consideradas delictivas acorde a los tiempos sociales que hoy día vivimos.


Es necesario tener en cuenta, que esta modificación podría significar un gran cambio en la práctica de la Justicia argentina, y ayudar a concientizar a la población para evitar estos comportamientos considerados punibles por el Estado. En cierta forma, es otro punto que ayuda a generar un cambio en lo que respecta al medio ambiente, a su cuidado para la población actual y las futuras generaciones.


Descarga el Proyecto de Código en https://bit.ly/2I2GlhA


Robertina Daponte para Expoterra.com