• Viernes 20 de Octubre de 2017
  •  
      Dejá tu comentario

    “La desocupación en el mundo puede bajar hasta 15% con políticas ambientales”

    20 | 07 | 2015

    Peter Poschen, director del Departamento de Empresas de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), sostuvo que el cambio climático puede ser una oportunidad para fomentar un desarrollo sostenible. Indicó también que Brasil ha generado más de 10 mil nuevos empleos gracias a las políticas sustentables.

    Entrevista de Pilar Celi Frías (@pilicefri)

    Según la Organización Internacional de Trabajo (OIT), en la actualidad existen en el mundo 200 millones de desempleados, de los cuales 15 millones son latinoamericanos. Peter Poschen, director del Departamento de Empresas de la OIT, explicó a ConexiónCOPque los empleos asociados a la pesca, el turismo y la agricultura presentarán las mayores dificultades económicas. “La respuesta al cambio climático puede ser una oportunidad”, sostuvo Poschen, quien también es coordinador del Programa de Empleos Verdes de la OIT, e indicó que Brasil y México son los países de la región donde se están generando empleos verdes.

    ¿Cómo se ha visto afectado el sector laboral en el mundo como consecuencia del cambio climático?

    Los impactos directos del cambio climático se han visto en eventos climáticos extremos, como huracanes en el Caribe y Centroamérica, pero dejemos en claro que es un tema global. Para el sustento de la vida hay cambios en los sectores que están muy dependientes del clima como la agricultura, la pesca y, principalmente, el turismo. Cuando hay un huracán devastador se destruye la infraestructura productiva de pequeñas empresas: ese es el lado claramente negativo que lleva a la urgencia y necesidad de adaptarse; y, a la vez, provoca que las comunidades y empresas se resistan a esos impactos, pero también es cierto que la respuesta al cambio climático puede ser una oportunidad.

    ¿Cuál es esa oportunidad?

    La OIT lleva unos 10 años de investigación en diferentes países y llegamos a la conclusión de que es posible crear más empleos con políticas coherentes. Son necesarias políticas agresivas orientadas a hacer frente al cambio climático y cambiar el rumbo de desarrollo tradicional, basado en el uso de recursos naturales, de energía y, por ende, en el crecimiento de emisiones. México, Uruguay y Perú están avanzando en evaluaciones sobre posibles empleos que se generarán. Por ejemplo, una política ambiental en el  tratamiento de residuos de sólidos en Brasil fue  articulada con la formalización de recicladores tradicionales, y se dio una alta participación de mujeres. Esa política de reciclaje dio cuenta de que existe una realidad social y complicada que fue vinculada con la formalización. Actualmente hay más de 300 personas en ese sector con acceso a protección social, y sus ingresos se han multiplicado por 3 o por 5.

    A nivel latinoamericano también se están encontrando nichos de trabajo en el manejo sostenible de los bosques…

    Una de las grandes fuentes de trabajo en los países en desarrollo es la deforestación y en Brasil, a pesar de tener mucha industria, grandes ciudades y una población alta con más de 200 millones de personas, las mayores emisiones provienen de la tala indiscriminada. El gobierno brasileño ha aplicado políticas de protección social a los pobres en la amazonía para utilizar los bosques de una manera sustentable, equilibrar sus expectativas de ingresos que les permite generar cadenas de valor sostenible en el medio forestal. Otro ejemplo es mejorar la calidad de vida sin tener un aumento de consumo de recursos y Brasil también tiene un programa de vivienda social que ha incluido el calentamiento solar de agua y el resultado es que tienen agua caliente mucho más barata, no generan más demanda por electricidad, y además han creado 10 mil empleos nuevos. Esos son ejemplos de soluciones ambientales que traen consigo mejoras sociales.

    EMPLEOS VERDES Y EMPRESAS

    Los ejemplos que ha mencionado pertenecen a los llamados empleos verdes…

    Sí, pero no solo eso. Los impactos en las políticas ambientales y contra el cambio climático en los mercados laborales son complejos y directos. Por ejemplo, si un país decide proteger y cerrar sus bosques, se pierden puestos de empleo. Si la política contempla el uso de estos bosques para ecoturismo genera otros empleos, como en Brasil, donde además se usan energías renovables que pueden ser eólicas para la generación de electricidad, biocombustible para el transporte, que también genera empleos. La OIT ha hecho un balance y el resultado es que si las políticas están bien diseñadas es perfectamente posible generar más empleos verdes con una política de desarrollo sostenible.

    ¿Cuáles son los países donde existen mayor cantidad de empleos verdes en la actualidad?

    Entre los países industrializados está Alemania; tal vez, y hasta cierto punto, Estados Unidos y también Dinamarca y Suecia. A pesar de que estos dos últimos son chicos, han hecho bastante. Entre los países en desarrollo serían Brasil, África del Sur, China, México, y se están sumando otros…

    ¿Las empresas tendrían también que desarrollar un cambio estructural y pensar en cambio climático asociado al crecimiento sostenible?

    Los cambios del clima impactan al mercado y, por ende, a las empresas. Actualmente, ya existen muchas empresas multinacionales con una preocupación creciente por el agua, porque existe una mala distribución de este recurso en el planeta y habrá cada vez más problemas por la equidad que se persigue. El sistema energético requiere agua para controlar la temperatura en centrales, la agricultura requiere agua para el riego y es una preocupación para diversos sectores. Algunas empresas como 3M están enfrentado el desafío y han lanzado programas de reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) con resultados bastante admirables.

    ¿Y cómo quedan las pequeñas y medianas empresas?

    Las pymes son un problema serio, porque son la mayor fuente de empleo, pero tienen muy poca preparación sobre el cambio climático, tienen poca consciencia del tema, pocos recursos, pocos medios, y problemas de acceso a financiamiento para nuevas tecnologías. Se necesitan abrir nuevos mercados y debería de ser una prioridad para los gobiernos atender las necesidades de las pymes con el objetivo de lograr la transición.

    NUEVAS OPORTUNIDADES EN AMÉRICA LATINA

    Existe históricamente una crisis laboral en el mercado latinoamericano. ¿Cómo se puede manejar en la región el calentamiento global con la generación de empleos para los jóvenes?

    América Latina tiene el problema de la informalidad y además es un continente muy urbano, hay poca población rural en comparación con otros países. Actualmente, la mitad de la población del mundo es urbana, en América Latina el 80% de personas viven en estas áreas. En la región existe la necesidad de adaptarse y la OIT ha brindado soporte a jóvenes para crear sus propias empresas  enfocadas en sostenibilidad y hay oportunidades en ecoturismo, servicio de eficiencia energética, reciclaje de materia, pero también hay que entender que las personas no encuentran trabajo porque no tienen las competencias necesarias.

    ¿Qué empleos podrían desaparecer como consecuencia del cambio climático?

    En la mayoría de países donde desaparecieron empleos es por el agotamiento de los recursos naturales que fueron sobreexplotados, como el caso de los bosques y la pesca. Hay una falsa percepción de que la amenaza para el empleo es la protección del medio ambiente. En China se pierde empleo por aumento de la productividad y porque se ha construido mucha infraestructura que ya no es moderna, y ahora están corrigiendo eso. Hay que intentar rellenar un hueco excavando otro. Es importante anticiparnos a los cambios climáticos.

    Actualmente existen 200 millones de desempleados en el mundo. ¿Cómo disminuir esa cifra?

    Con las políticas para enfrentar el cambio climático hay posibilidad de bajar esa tasa. Depende, en parte, del nivel de ambición, sería una exageración pretender que las políticas ambientales puedan acelerar los mercados de trabajo, porque tampoco es así. Las tasas pueden bajar en un 10% o 15% con políticas ambientales, que son económicamente viables, que necesitan tecnología y en las que se puede conseguir financiamiento, pero en términos de desempleo no es la solución. No obstante, sí se puede mejorar el nivel de ingreso, que es un factor muy significativo.

    Fuente: ConexiónCop

    
    Comentar esta nota

    Deja un comentario

    Los comentários publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la acepatación del Reglamento.